Home | Rifas | Reportes
23-Marzo-2020 Follagol En Cuarentena, Gana 30 mil pesos para tu bolsillo

Imagen

RIFA 0014 - MIEL, La Pasión Hecha Mujer.

Acá encontrarás todas las experiencias y Reportes de nuestras Follagol, Rifas y Sorteos
Responder
Anciano Novato
Califa
Mensajes: 46
Registrado: Sab Ene 20, 2018 12:15 am

8-)
Nombre = MIEL: Mujer, Impresionante, Enérgica, Luminosa;
Edad = 21 cumplidos, podría ser mi Hija... ¡qué rico que no lo es!;
Valor = Cobro de Rifa; (sólo 4 Arturos de incógnito);
Nacionalidad = Chilena;
Ubicación = Metro Bellas Artes;
Lugar = Edificio moderno, muy acogedor;
Conserje = Sí, pide carnet, observa, anuncia, cede;
Horario = 19:00 horas;
Recepción = Siempre taaan Atenta que enamora (lo estoy, ¿y?).

Servicio:
Empotamiento = 99,999% empotado de ella;
Estatura = 1,65-1,70m aprox.;
Contextura = Ella es Epicúrea, un monumento de mujer;
Cara = Hermosa, Simpática;
Nivel de Photoshop = Quizás algún detalle por vanidad, pero in situ es hermosamente ELLA;
Trato = Es la Polola que recibe con afecto, con dulzura, con una amplia sonrisa;
Besos = Dulces, profundos y motivadores;
Boobies = Hermosas, Sensibles, un monumento a la belleza y la sensibilidad;
Culito = Redondo, Palpable, Besable, ¡otra Maravilla!;
Pussy = Siempre muy bien Rasurada, Besable, nada "raro";
Mamón = SIN, es una maravilla cómo lo brinda;
Movimientos Pélvicos = ¡Uf! Unas caderas con un swing mortal;
Anal = CON RESTRICCIONES, por un Valor Adicional (¡y sólo un afortunado al día!);
Ambiente = Departamento siempre muy Confortable;
Atención = Es, definitivamente, una Muy Encantadora Señorita.

Volverías = Mientras pueda le seguiré visitando. ¡Es una Maravilla!


Experiencia:

Habiendo sido informado por Lord Wolfman que había ganado una nueva rifa en Follagol.cl de la Maravillosa MIEL y, habiéndome confirmado que ya podía tomar contacto con ella, le envié mensaje de WhatsApp anticipando mis obscuras intenciones de estar con su persona, a lo que pronto me responde con un muy grato "¡veenga, mi viejito lindo, que yo lo espero!". Coordinado el día y la hora de la visita, me preparo anímicamente para esta nueva cita con MIEL.

Puntual y ansioso, llego al edificio tantas veces visitado ya. Accedo al hall de acceso, conserje adusto pide mi cédula, la registra en un libro, vía citófono me anuncia, soy autorizado, corta el llamado y en un gesto impregnado de frustración me indica la puerta de acceso balbuceando un casi gutural "aelante".

Llego al piso, enfrento la puerta y pulso el timbre de mi manera acostumbrada. Se escucha música alegre al interior pero sin gran volumen. Se escuchan aquellos eternos taconeos acercarse a la puerta. Una pausa. Me siento nervioso. Y observado. Bufo buscando botar mi nerviosismo. Se escucha el "¡clack!" y la puerta se abre. Ingreso raudamente dejando mis cosas sobre la mesa de la cocina y volteo rápidamente sólo para deleitar mi vista observando aquella adorable ángel enfunfada en una nívea ropa interior de suave encaje blanco. Me sonríe. Es hermosa. Se abalanza sobre mí y nos abrazamos mientras nuestras bocas se encuentran fundiéndose en el mejor beso de bienvenida que había recibido de su parte. Nuestras lenguas jugaban en la boca del otro, jugaban ellas entre sí. Movíamos apasionadamente nuestras cabezas buscando, literalmente, tragarnos al otro en aquel sólo beso de bienvenida.

Un intercambio coloquial de preguntas y me toma de la mano llevándome a la habitación. Un ventilador suavemente funcionaba sobre uno de los veladores mientras se percibía en el ambiente una suave música, agradable, sin ser estridente y con el volumen justo para el instante.

Ya no me consulta si me ducharé. Sabe que independiente desde dónde venga y bajo qué circunstancias siempre lo hago antes de estar con ella. Tiene la toalla dispuesta en el recinto del baño. Me enciende la luz y me deja libre. Luego de la ducha salgo desnudo del baño y, al ingresar a la habitación, cada vez me enamoro más: MIEL me espera tendida sobre la cama, de guatita, revisando su celular, ofreciendo a mis lascivos ojos toda su extensa hermosura sólo cubierta por aquellas minúsculas y provocadoras albas prendas de encaje.

Suavemente me inclino sobre ella y estampo un beso en sus firmes pantorrilas. Luego otro par similar en sus muslos. Otro juego de varios besos en sus firmes nalgas. Subo besando su espalda, alcanzo su cuello y ella tuerce su cuello emulando la mítica "mirada del ciclista" y nuestras bocas se encontraron y nos besamos una vez más, profundo, apasionados, entregados a ese instante de conexión inicial. Nuestras lenguas volvieron a enlazarse en aquel libidinoso juego de seducción. Termino de tenderme a su lado sin interrumpir aquel beso. Ella me abraza y seguimos en aquel divino ósculo. Mis manos recorrían su espalda: suave, extensa, perfumada. Una de mis manos desabrocha hábilmente su brassiere, como se ha hecho mi costumbre. MIEL al sentirse liberada de aquella prenda la retira de entre nosotros y sus pechos se pechan al mío cálida y suavemente. Mis manos continuaron recorriendo aquel monumento anatómico de carne, huesos, piel y seducción. Sus nalgas suaves atraparon mis manos dejando las recorriera en todas sus curvas. Inicié el retiro de aquel colaless. Aquí MIEL decide interrumpir el beso, se retira la prenda y regresa a la posición continuando ese beso apasionado.

En una pausa, desciendo a su cuello y lo recorro con suaves besos. Desciendo ahora a sus boobies, las recorro con mi boca hasta que alcanzo sus pezones y los succiono delicadamente provocando una exhalación de satisfacción de su parte.

Con mi abrazo la guío a tenderse sobre la cama mientras mis besos recorren su vientre, mi lengua se hunde en su ombligo, y sigo bajando por su piel alcanzando su Monte de Venus. De un salto me instalo de frente entre sus piernas enfrentando mi obsesión en MIEL: su vulva. Sabedora de lo que se viene, ella cierra sus ojitos y se entrega a mi juego predilecto: libar aquel néctar de dioses, aquel elixir de la vida que mana desde sus entrañas para mí.

Luego de mis archicomentados procedimientos y la satisfacción de hurtarle a MIEL aquel satisfactorio suspiro, me tiendo sobre ella y le beso en su boca. Ella me tiende ahora de espalda e inicia mi suave tortura con su profunda boca engullendo mi erecto apéndice en su totalidad, besándolo, lambiéndolo, recorriendo lo más oculto de mi intimidad sin restricción.

Luego de algunos minutos en esos menesteres y asumiendo me quedaba poca vida en esta desigual batalla, le pido coloque el conocido disfraz a mi minion. Magistralmente y con expertise coloca con su propia boca aquel seguro de vida, verifica esté completamente cubierto y me iba a montar a horcajadas cuando le detengo y le sugiero: "prefiero te coloques en Doggy Style, Mi Amor...". Sonriendo y sin cuestionamientos se coloca en aquella posesa posición. Ubicándome estratégicamente tras ella, guío mi miembro a su divina vulva, ingreso suavemente en ella hasta que no quepo más e inicio el suave y mortal vaivén, acelerando a tal punto mis embestidas que cada vez el "aplauso" era más ruidoso y más seguido. Dado el frenesí impuesto en mi ritmo pronto "vi la luz y exploté maravillosamente en millones de estrellas", derramando mi simiente en aquel aislante protector.

Exhausto y con quejumbrosa respiración me tiendo a su lado. Solícita ella alcanza el sobre de toallitas húmedas, retira delicada y cuidadosamente el preservativo y lo asea al tiempo. Deshecha todo y se vuelve a tender a mi lado. Bebo un poco de agua. Nos volvemos a besar, yo siempre muy agradecido de MIEL, le abrazo y nos quedamos un segundo, una eternidad en aquel somnoliento relajo. Una alarma indica la llegada de un mensaje. Clara señal que he de volver a mi triste realidad: huérfano de MIEL.

Voy a la ducha, me aseo, me visto, salgo y ella aún respondiendo mensajes. Se levanta de la cama tal cual está: hermosa, desnuda, brillante. Me acompaña a la puerta, nos despedimos con un último y apasionado beso y me retiro de ese paraíso, de ese oasis de paz y tranquilidad que siempre me brinda MIEL.

Salgo a la calurosa y bulliciosa urbe y pienso cuán afortunado soy de haberla conocido, de siempre tener una excusa para verla, de poder decirles, a ustedes, que MIEL es claramente la pasión hecha mujer.

Buenas noches.


Anciano Novato
Follagol.cl
Anciano Novato
Avatar de Usuario
Lord Wolfman
Administrador
Mensajes: 1707
Registrado: Jue Ene 04, 2018 10:05 am

Aca les dejo una fotito de la exquisita Miel

Imagen
Responder