Home | Rifas | Reportes
23-Marzo-2020 Follagol En Cuarentena, Gana 30 mil pesos para tu bolsillo

Imagen

RIFA 0023 - MIEL, mi ya obscura obsesión...

Acá encontrarás todas las experiencias y Reportes de nuestras Follagol, Rifas y Sorteos
Responder
Anciano Novato
Califa
Mensajes: 46
Registrado: Sab Ene 20, 2018 12:15 am

Nombre = MIEL, Dulce MIEL;
Edad = claramente es mayor de edad;
Valor = Cobro de Rifa; (sólo 4 Arturos de visitante ocasional);
Nacionalidad = Dulcemente Chilenísima;
Ubicación = Metro Bellas Artes;
Lugar = Edificio moderno, acogedor;
Conserje = Sí, pide carnet, observa, anuncia, cede;
Horario = 18:00 horas;
Recepción = Siempre taaan Atenta que enamora (lo estoy, ¿y? ¡LO DISFRUTO!).

Servicio:
Empotamiento = 99,99999% empotado;
Estatura = 1,65-1,70m aprox.;
Contextura = Ella es una Diosa Terrenal, un monumento de mujer;
Cara = Hermosa, Bella, Simpática;
Nivel de Photoshop = Quizás algún detalle por vanidad, pero in situ es hermosamente ELLA;
Trato = Siempre el mejor de los mejores que he recibido: atenta, delicada, dedicada;
Besos = Dulces, profundos;
Boobies = Hermosas, un monumento a la belleza y a la sensibilidad;
Culito = Redondo, Palpable, Besable, ¡otra Maravilla!;
Pussy = Siempre muy bien Rasurada, Besable, nada "raro", me quedaría todo un día en ella;
Mamón = SIN, es una maravilla cómo lo brinda;
Movimientos Pélvicos = ¡Uf! Unas caderas con un swing mortal;
Anal = CON RESTRICCIONES, por un Valor Adicional (¡y sólo un afortunado al día!);
Ambiente = Departamento siempre muy Confortable, ordenado, pulcro en todo sentido;
Atención = Es, definitivamente, una Muy Encantadora Señorita.

Volverías = Mientras pueda le seguiré visitando. ¡Es una Maravilla que no soltaré mientras pueda!


Experiencia:

Buenas noches, estimados caballeros, contertulios, foreros, visitantes.

Antes de explayarme en el relato de otra nueva y maravillosa experiencia con Mi Hermosa y Dulce MIEL, quisiera poder preguntarles, ¿un nuevo relato mío les cambiará la percepción o imagen que de Ella ya tienen? ¿Les provocará la lectura del siguiente texto el deseo incontrolable de visitarla como para mí el sólo hecho de pensarla me lo provoca? Sólo espero que sí y que no se queden sólo con "una buena imagen" de esta Maravilla de Mujer y la visiten, la conozcan y me desmientan...


Habiendo sido informado una vez más por Lord Wolfman que había ganado otra rifa en Follagol.cl de la ya citada Maravillosa MIEL y, habiéndome confirmado que ya podía tomar contacto con ella, le envié mensaje de WhatsApp anticipando mi obsesiva nueva visita a su persona, a lo que pronto me responde con un muy grato "¡veenga, mi viejito querido, que yo siempre lo espero!". Ya coordinado el día y la hora de otra visita, me preparo anímicamente para esta nueva visita a Mi ya Dulce MIEL.

Como viejo que se precie, puntual y ansioso, llego al edificio tantas veces visitado ya. Accedo al hall, el mismo conserje adusto pide la cédula, registra en su libro, por el citófono me anuncia y, obviamente, soy autorizado. Corta el llamado y en un gesto ya conocido me indica la puerta de acceso balbuceando algo ininteligible que no me interesó interpretar.

Llego al piso, la misma historia de siempre: enfrento puerta, pulso timbre y la espera de siempre... jajajajaja. Se escucha música al interior pero sin gran volumen. Algo suave. No era "romántico" pero se apreciaba buena y agradable música. Se escuchan los eternos taconeos acercarse a la puerta. La pausa. A pesar de la montonera de veces que ya le he visitado me sigo sintiendo nervioso. Y observado. Bufo buscando botar mi nerviosismo. Escucho el "¡clack!", la puerta se abre, ingreso dejando mis cosas sobre la mesa de la cocina y volteo rápidamente sólo para deleitarme observando a Mi Adorable Ángel, hoy enfunfada en una ropa interior de suave encaje rojo. Sonríe. Siempre lo hace y es tan agradable verla sonreír abierta, franca, genuinamente. Dios: es innegablemente Hermosa. Se abalanza sobre mí y nos abrazamos y besamos mientras mis manos, respetuosamente, sólo acarician su sinuosa y ya conocida espalda. Nuestras lenguas juegan en la boca del otro... son tan dulces y gratos sus besos. Movemos nuestras cabezas buscando, simplemente, tragarnos al otro en ese beso de bienvenida. A ambos nos gusta la presencia y dedicación del otro. Se aprecia.

Luego de unas cuántas preguntas y respuestas mutuas me toma de la mano llevándome a la habitación. Se percibía en el ambiente una suave música, muy agradable, con el ritmo y volumen justo para el instante.

Como es mi sagrada costumbre antes de estar con ella, solicito la ducha. Tiene la toalla dispuesta en el baño. Enciende la luz y me deja mientras se tiende en su cama a revisar correos y mensajes. Claramente tiene demasiados visitantes e interesados en estar frente a Ella. Luego de la ducha salgo desnudo del baño directo a tenderme a su lado, donde me espera tendida sobre la cama, de guatita, mostrándome toda su extensa hermosura sólo cubierta por aquellas minúsculas y provocadoras carmíneas prendas de un selecto encaje.

La abrazo y le acaricio su espalda. Inmediatamente deja su celular en modo "silencio" y lo abandona sobre el velador. Se pone de frente a mí, siempre sonriente, y comenzamos a besarnos, a investigar nuestras bocas con nuestras juguetonas lenguas. Mis manos no cesan de recorrer y de reconocer aquella fabulosa anatomía de diosa puesta en esta tierra: su suave espalda, su cintura, sus hermosas nalgas y sus hermosos pechos me encandilan y enloquecen cada vez que tengo tamaño monumento de mujer a mi alcance.

La desesperación por sentir y tener toda su piel a mi merced me llevó a desabrochar aquel hermoso brassiere liberando su magnífico contenido. Una vez eliminada la prenda de entre nuestros cuerpos bajo a brindarles a cada uno un pequeño beso de saludo.

Vuelvo a besarla y ahora es el turno de su minúscula prenda inferior. Mis manos recorrieron a piacere aquellos voluminosos y muy agradables nalgas: siempre suaves, siempre un tanto frías pero que con suaves y constantes caricias alcanzan una temperatura agradable para Ella y para mí. Inicio el descenso de su colaless, MIEL me ayuda con certeros movimientos de sus piernas y ya está para mí: desnuda.

Reinicio el beso. Reinicio mis caricias de reconocimiento de su satínea piel. Beso su cuello, acaricio sus nalgas una vez más, bajo a su pecho mientras mis manos ahora acarician su cintura y luego sus pechos. Afirmo uno en mi mano para poder estampar en su areola un suave beso para luego dirigirme a su pezón. Un suave suspiro de MIEL me dice que le agrada la delicadeza con que lo hago... siempre le agrada... vuelvo a besar su pecho y lo recorro completo para culminar, una vez más, en su areola y pezón. Cambio mi atención de pecho y el resultado es el mismo: un suave y delicado suspiro de agrado.

Una vez más la quiero colocar de espalda pero Ella, astutamente, se niega y soy yo quien ha quedado de espaldas expuesto a MIEL. Sonríe pícaramente ante su triunfo por mi ya predecible movimiento. No me molesto. Es más: sonrío y me dejo hacer. Ella engulle mi apéndice y termina de erguirlo con la calidez y humedad de su boca. Le dedica su atención a toda la zona: mi falo ahora erecto y firme, sus eternos acompañantes también reciben su atención y delicadeza. La dejo hacer pues lo disfruta.

Después de unos minutos en su accionar, le ruego me deje besarle su intimidad también. Sonríe pícara y me dice: "¿quieres el 69?" Sonrío. No necesita respuesta. Alza su pierna izquierda y la pasa por sobre mi cabeza. Me acomodo para quedar preciso bajo Ella. Ajusta las distancias. Continúa engullendo mi minion mientras yo inicio a devorar su bella y pulcra intimidad. Su dedicación a mi sexo aumenta a medida que siente más y más placer con mi atención a su vulva, hasta que en un instante de desesperación engulle mi apéndice al tiempo que su cadera incrusta su propio sexo en mi cara. Es en ese momento cuando engullo su elixir de la vida que mana desde sus profundidades mientras ella casi engulle por completo mi sexo y mis gónadas.

Luego de una pausa, rápidamente y sin pérdida de tiempo coloca magistralmente el disfraz a mi órgano, invierte su posición de frente a mí con sus caderas sobre las mías e inicia el descenso de su MIELCITA (su sexo) sobre mi verga aún erecta e inicia aquel descenso en vaivén, provocándome espasmos de placer que me llevaron a abrazarla acercándola a mí y estampar nuestras bocas al otro con sabor a intimidad. Nos besábamos efusivamente mientras sus caderas continuaban aquel cadencioso y acelerado ritmo vertiginoso que no hizo más que acelerar mi muerte en ella entregándole en un último y explosivo espasmo mi simiente, apretándola de tal manera contra mí que toda su piel la sentí pegada a mí por veinte maravillosos segundos mientras descargaba mis últimas gotas de vida.

Nos quedamos allí unos instantes, inertes, aún el uno sobre el otro, aún el uno dentro del otro. Luego de haber recuperado nuestros ritmos cardiacos y la conciencia de en dónde y en qué estábamos, Mi Dulce MIEL se retira leeeentamente de mí, alcanza las toallitas húmedas y prolijamente asea mi abyecta virilidad.

Me incorporo. Observo mi reloj. Aún quedan varios minutos. Pero sé que requiere descansar, sé que requiere relajarse para su siguiente visitante. Ingreso a la ducha, una vez más. Me visto silente. Me observa. Salgo y me pregunta si me ocurre algo. Le respondo escuetamente "tengo que hacer, Amor".

Me acompaña a la puerta. Su beso me sabe a gloria una vez más. Me sonríe amablemente. Le vuelvo a besar. Me despido y cierra la puerta. Salgo a la calle. El ensordecedor ruido de la ciudad golpea mis oídos. Camino... pienso en Ella... y mientras camino huyendo de aquel edificio me digo: "MIEL, eres mi ya obscura obsesión..."


Buenas noches.


Anciano Novato
Follagol.cl
Anciano Novato
Avatar de Usuario
Lord Wolfman
Administrador
Mensajes: 1707
Registrado: Jue Ene 04, 2018 10:05 am

Aca les dejo una fotito de la exquisita Miel

Imagen
Responder