Home | Rifas | Reportes
23-Marzo-2020 Follagol En Cuarentena, Gana 30 mil pesos para tu bolsillo

Imagen

RIFA 0028 - MIEL, la Delicadeza de una Flor...

Acá encontrarás todas las experiencias y Reportes de nuestras Follagol, Rifas y Sorteos
Responder
Anciano Novato
Califa
Mensajes: 46
Registrado: Sab Ene 20, 2018 12:15 am

8-)
Nombre = MIEL, Mi ya Dulce MIEL;
Edad = mayor de edad. No amerita mayor comentario;
Valor = Otro Cobro de Rifa; (sólo 5 Arturos de visitante ocasional);
Nacionalidad = Adorablemente Chilena;
Ubicación = Metro Bellas Artes;
Lugar = Edificio moderno, muy acogedor;
Conserje = Sí, pide carnet;
Horario = 19:00 horas;
Recepción = Siempre muuy Atenta; obliga a volver.

Servicio:
Empotamiento = 1.001% empotado;
Estatura = 1,65-1,70m aprox.; si es más alta que yo no me importa ni menos me afecta;
Contextura = Diosa, hecha por artesanos celestiales;
Cara = Hermosa, Simpática, Única;
Nivel de Photoshop = A estas alturas, si lo hay ya no lo noto;
Trato = Siempre muy atenta, muy delicada, es dedicada a su cita;
Besos = Dulces, Maravillosos;
Boobies = Hermosas, un monumento esculpido a mano;
Culito = Descrito ya tantas veces que no encuentro nuevos adjetivos para calificarlo pero, reiterando, su derriere es: Redondo, Palpable, Besable;
Pussy = Prolijamente bien Rasurada, Besable, 100% saboreable;
Mamón = SIN, cada vez que lo hace tiemblo de sólo pensar en que voy a sucumbir a sus artes;
Movimientos Pélvicos = ¡Uf! ¡Qué caderas! ¡un swing asesino si lo quisiese!;
Anal = CON RESTRICCIONES, por costo Adicional (¡sólo un afortunado al día!);
Ambiente = Su aposento es siempre muy Confortable, ordenado, pulcro en todo el sentido de la palabra;
Atención = Es, definitivamente, una Siempre Muy Encantadora Señorita.

Volverías = Mientras tenga vida le seguiré visitando.


Experiencia:

Buenas noches, estimados lectores.

Una vez más el destino y el azar me han llevado a los brazos de Mi Dulce y Bien Amada MIEL.

Sinceramente me entristece que aquellos que le anhelan no sean activos partícipes de sus sorteos pues, una vez que le conozcan, al igual que yo, se volverán adictos a su dulzura y atención.

¿Que es su trabajo? ¡Cierto! Pero la pequeña gran diferencia es que ella nos brinda su atención no sólo porque es "su" trabajo, si no porque así le nace hacerlo a cada uno de sus visitantes.

Disculpen me haya explayado en algo que, al parecer, ni les importa ni menos les preocupa.

Soy informado por el gran Lobo que he sido, una vez más, favorecido con la divina suerte de poder volver a visitar, ¡y de gratis!, a Mi Hermosa y Dulce MIEL.

Vía WhatsApp la contacto y nos coordinamos para hoy tarde. No tiene reparos en mi elección. Nunca los tiene. Siempre está dispuesta para sus visitantes.

Llegada la ansiada hora, dirijo mis pasos a su ya conocido edificio. Accedo al hall y paso a la recepción, filtro obligado para los malacatosos que, hoy por hoy, ya hacen nata.

Superado este escollo, asciendo al cielo en el ascensor super express. Bajo en su piso y encamino mis pasos a su puerta. Pulso el timbre y, cuál "déjà vu", se me acelera el corazón una vez más, siento sus taconeos, escucho su música, me siento observado y se escucha el típico "¡clack!" donde abre su puerta.

Quisiera decir "el resto ya lo conocen" y ahorrarme el relato, pero Lord me daría una PLR que no quiero recibir... jajajaja...

Luego de trasponer el umbral, volteo y me recibe, como siempre, dulce e inocentemente coqueta con una lencería color calipso y unos zapatos de taco negros que le hacen resaltar su hermoso derriere. Nos besamos, nos abrazamos, percibo su aroma a ella, a MIEL, y le tomo su dulce carita para estamparle un beso sincero en su frente. Me pierdo en sus ojos, en su sonrisa...

Espabilo y le cedo los obsequios que le llevaba. Los deja sobre la mesa no porque no le gusten, si no para permitirme aprovechar al máximo su compañía. Es su costumbre agradecerme los obsequios por WhatsApp cuando me marcho. Siempre me dice que le gusta recibir regalos pero, en favor de sus visitantes, prefiere no perder tiempo analizando o revisando el regalo. Sabe que son buscados con cariño y así lo entiende.

Volviendo al relato, deja los presentes sobre la mesa y me lleva de la mano a su habitación. Va directamente al baño y enciende la luz del recinto. ¿Cómo no adorarla? Su toalla perfectamente doblada ya me esperaba. Procedo con la ducha de rigor, regreso a la habitación y Ella me esperaba de pie al costado de su cama. Le abrazo, nos besamos y, una vez más, nos perdemos.

Caemos en la cama arrolladoramente abrazados, besándonos. Yo, desesperado, intentaba sacar su brassiere sin éxito, lo que provocó sus risas y lo desabrochó por mí. En el mismo instante retiré su colaless dejándola sólo con aquellas sensuales medias.

Mis labios iniciaron un recorrido frenético de su cuerpo estampando en cada rincón un par de besos, en sus brazos, en sus piernas, su torso y su espalda, en su cuello, en todas partes, hasta que no me pude contener más y bajé a su intimidad, aquella que tantas veces me ha recibido y me ha brindado placeres indescriptibles.

Como un loco besé, recorrí y lamí toooda su intimidad. Subí por su vientre de fuego volcánico hasta sus maravillosos pechos y los devoré con total descontrol. MIEL se retorcía bajo mis ataques pero yo no claudicaba en mi desenfreno. Le besé en su boca una vez más mientras acariciaba su armoniosa anatomía. Volví a recorrer y besar aquellas boobies de ensueño y me detuve, nuevamente, en si intimidad, prodigándole tales caricias con mi boca que a los pocos minutos explotó en un maravilloso orgasmo que le provocó apretara mi cráneo con sus muslos y luego con sus manos apartara mi hambriento rostro de su vulva.

Me tendí a su lado abrazándola y besándola una vez más. MIEL alcanza el sobre de la mesita de noche, extrae su contenido y, sin mediar palabra más que sólo el impulso que la pasión y el desenfreno nos guiaba en ese instante, coloca el disfraz a mi verga aún erecta, se monta a horcajadas sobre mis caderas pero, esta vez, fue sólo nuestro instinto quien nos coordinó y logró en sólo una bajada de sus nalgas yo entrase en ella hasta cuanto podía con mi apéndice, iniciando aquel endemoniado vaivén de sus portentosas caderas una y otra vez contra mi cuerpo. Se inclinó, nos volvimos a besar, nos abrazamos sin perder aquel ya febril ritmo hasta que hube de sucumbir ante tal mutua entrega y derramé mi simiente con sendos estertores y mis ya febriles sentidos disparando imágenes y sensaciones por miles a mi senil cerebro haciéndolo colapsar...

Jadeante yo, sudorosos ambos, aún abrazados, MIEL dulcemente se desmonta, retira una toalla húmeda y con la delicadeza con la que se limpia una frágil figura de cristal, aseó mi ya ridícula hombría, desechando en un tacho aquel material ya sobrante. Se tiende a mi lado una vez más. Abro mis ojos y un ángel luminoso me observa, sonriente. Desciendo de las nubes y aterrizo suavemente en aquella mullida y a esas alturas ya desordenada cama. Le devuelvo su sonrisa con un beso tierno. Balbuceé un "gracias". Claramente me responde "a ti, Viejito querido..."

Salgo de la ducha reconfortado, realmente revivido. La observo aún tendida en su cama. Me inclino a besarle su frente y abre sus ojos ya despierta. Le digo que me retiro y presurosa me dice "¡te acompaño!". Besándole su mano le digo "no te preocupes. Conozco el camino...". Sonríe. Es tan bella cuando sonríe. Un último beso y me retiro. En el ascensor se agolpan las febriles imágenes de lo vivido. Salgo a la calle. El frío de la ya obscura tarde azota mi cuerpo. Pero es externo. Es pasajero. Mi alma está distinta. Mi espíritu ha sido alcanzado, mi senil existencia ha sido tocada por MIEL y la delicadeza de una flor...

Buenas noches.


Anciano Novato
Follagol.cl
Anciano Novato
Avatar de Usuario
Lord Wolfman
Administrador
Mensajes: 1707
Registrado: Jue Ene 04, 2018 10:05 am

Aca les dejo una fotito de la exquisita Miel

Imagen
Responder